Menstruación sin ovulación, ¿es posible?

Menstruación sin ovulación, ¿es posible?

5211 3840 María Blanco Brotons

Se nos ha dicho que la menstruación es el resultado del óvulo no fecundado, que aproximadamente unos 14 días después de ser liberado por el ovario, es expulsado del cuerpo mediante un sangrado vaginal. Sin embargo, la menstruación no se compone únicamente del óvulo expulsado, sino, fundamentalmente, del tejido endometrial que las hormonas han ido formando en el útero para que, en caso de que se diera un embarazo, el embrión pudiera implantarse en el útero. Hay veces en las que el folículo del óvulo no llega a romper y, por lo tanto, el óvulo no es liberado, pero las hormonas, mientras tanto, no han dejado de hacer su trabajo en el endometrio, por lo que, el cuerpo acaba expulsando también esos tejidos presentándose una menstruación sin óvulo. A estos ciclos se les denominan anovulares y, cuando se hacen crónicos, son una de las causas de infertilidad femenina.

Menstruación sin ovulación, ¿es posible?

Aunque puede haber un ciclo en el que no se ovule y en el siguiente si, ya que, existen varias causas que pueden originar que el folículo no se rompa. El principal motivo de la no ovulación se debe a desequilibrios hormonales o químicos, esta causa afecta en torno al 70% de todos los casos. Un mal funcionamiento de la glándula pituitaria -que controla a todas las demás glándulas que segregan hormonas- puede afectar a los ovarios, algo que ocurre en el 10% de los casos, también el fallo puede ocasionarse en el hipotálamo que a su vez controla a la pituitaria, y por tanto acaba contagiando también a los ovarios. Otros problemas hormonales como el hipotiroidismo, el síndrome de los ovarios poliquísticos o la hiperprolactinemia, pueden ocasionar ciclos anovulatorios.

Además de las hormonales, también existen causas funcionales que pueden detener la ovulación: ovarios que no trabajan correctamente; un sobresalto emocional muy grande; viajes transoceánicos; el síndrome del folículo no roto, que ocurre cuando el óvulo madura correctamente, pero por alguna razón, el folículo no se rompe; quistes múltiples en los ovarios; anorexia o sobrepeso, etc.

Lo normal es que si se tienen ciclos regulares la ovulación se produzca correctamente. Si, por el contrario, tenemos ciclos muy irregulares, meses en los que no viene la regla o apenas sentimos síndromes premenstruales puede que estemos sufriendo anovulación. Sin embargo, no hay que alarmarse, ya que, hoy en día casi todos los trastornos de ovulación tienen una solución que permiten a las mujeres quedarse embarazadas de forma natural una vez se haya detectado y tratado el problema.

Si creemos que podemos estar teniendo ciclos sin ovular debemos visitar a nuestro médico, quien nos pedirá un historial de nuestras menstruaciones y pedirá unos análisis de sangre, en los que comprobará los niveles de las hormonas antimülleriana, foliculoesimulante, luteizante, estrógenos, progesterona, prolactina y la estimulante de tiroides. Además, se ha de realizar una ecografía transvaginal para ver el estado de los ovarios. Con toda esta información, el médico especialista prescribirá el tratamiento adecuado.